¿Cómo el Internet de las cosas utiliza BlockChain?

¿Cómo el Internet de las cosas utiliza BlockChain?

Aunque actualmente hay millones de dispositivos conectados y se espera que para el 2020 la cifra alcance billones, el Internet de las cosas aún es un ecosistema informático de complejidad creciente que se enfrenta a varios retos, entre ellos la seguridad de los datos, la conectividad y la escalabilidad.
La tecnología BlockChain aparece como una ayuda y excelente solución para saltar esos obstáculos y configurar finalmente una sociedad hiperconectada en aras de una vida más fácil para todos los ciudadanos ¿Cómo? Toma nota.

 

Garantiza escalabilidad

Uno de los grandes problemas que enfrenta la sociedad, es que en un futuro, la gestión de datos centralizada no soportará los miles de millones de dispositivos conectados. Mediante la tecnología BlockChain, es posible que te comuniques con un objeto sin necesidad de un intermediario y que la información quede almacenada en los nodos de la red, siempre a tu disposición.

 

Ofrecer seguridad

Quizás, es una de las más grandes amenazas del Internet de las cosas. Los dispositivos que operan con esta tecnología son susceptibles de ser atacados por delincuentes informáticos; para comprobarlo, basta con ver los casos en que los automóviles conectados han sido víctima de violaciones a su software.

Este tipo de tecnología es invulnerable a los ataques, tal y como lo han demostrado hasta ahora las transacciones con criptomonedas ¿La razón? No opera con un único emplazamiento, es decir no cuenta con un solo hilo de comunicación fácil de interceptar como el de los sistemas tradicionales.

 

Amplia el campo de aplicaciones

La capacidad de Blockchain para crear libros de registro imposibles de alterar, se hace imprescindible en las redes de negocios donde se transmiten y comparten datos entre las distintas partes de una operación. Pero, sumados al IoT abren la oportunidad de automatizar algunos procesos que los socios pueden monitorear sin necesidad de invertir en costosa infraestructura de IT centralizada.

Un ejemplo al respecto sería el del transporte de mercancías. A través de un contrato inteligente se establecen las condiciones que deben cumplirse al llevar el activo de un punto a otro. Y el paquete, equipado con los debidos sensores IoT para su monitoreo, transmite a la red Blockchain el estatus requerido (temperatura, húmeda, vibración, ubicación, etc.). Además de que esta información es compartida por las partes involucradas, sí la entrega se realiza sin ningún imprevisto automáticamente se libera el pago y el certificado de “Recibí a satisfacción”.

En el sector de los seguros también es posible implementar las dos tecnologías en aras del bien para el usuario. Imagina que tienes un coche equipado con diversos sensores que recopilan información de tu forma de conducir y la va almacenando en una red Blockchain. En caso de sufrir un accidente automovilístico, no tendrías que esperar largas investigaciones ni tramitar un sin número de formularios para que te paguen una póliza. Simplemente se acudiría al fidedigno registro Blockchain. De hecho, se podría pensar en contratos inteligentes que liberen los pagos si ciertas condiciones se cumplen. Pero faltaría ver si las aseguradoras están dispuestas a llegar tan lejos.

El Blockchain es el complemento perfecto del Internet de las Cosas. La tecnología que le permitirá ser adoptado con confianza y ofrecer los protocolos de verificación y protección de las innumerables operaciones que se producen dentro de su ecosistema.