¿Qué son y cómo funcionan los smart contracts?

¿Qué son y cómo funcionan los smart contracts?

Un contrato establece un vínculo entre dos o más personas o entidades, en el cumplimiento de determinados objetivos, bajo ciertas condiciones. Sin embargo, ¿cómo asegurar a cabalidad la integridad de este tipo de documentos, sin recurrir a terceros? La respuesta a tal pregunta está en los smart contracts o contratos inteligentes, útiles para legitimar alianzas, acuerdos, intercambios financieros y más. ¿Has oído de esta tecnología? A continuación, te contaremos todo lo que debes saber al respecto.

 

 

¿Qué son los smart contracts?

 

También llamados “contratos inteligentes”, permiten el cumplimiento de lo acordado una vez que las partes hayan cumplido con sus respectivas cláusulas. De esta manera, un smart contract no se activará hasta que los involucrados cumplan con sus términos.

Estos programas funcionan a través de la tecnología Blockchain, en la que se registran todas las transacciones realizadas sin riesgo de que la información sea alterada o dañada. Si has oído hablar de Bitcoin (la popular moneda virtual), entonces quizás ese sistema te suene conocido, ya que nació originalmente como su principal forma de almacenamiento -por su confiabilidad y seguridad-.

Mediante un smart contract, los nombres de los participantes, fechas importantes, sumas de dinero y operaciones realizadas se registran en lo que se llama en informática una “cadena de bloques”. Después, esta información se asegura con una contraseña única, una vez establecidos los parámetros, quedan en calidad de “públicos”.

Una vez listo,el código comienza a funcionar de modo automático, por lo que el cumplimiento del mismo (detonado por el smart contract) queda supeditado a que se lleven a cabo las condiciones de ambas partes. Esto quiere decir que, por ejemplo, si hacemos un contrato de arriendo que tiene fecha de pago mensual a los días 20, entonces ese será el día en que el dinero se liberará al dueño, siempre que el arrendatario haya cumplido con su parte de depositar con anterioridad.

 

 

Ventajas de un smart contract

 

  • No se requieren intermediarios (abogados o notarios), por lo que ahorras tiempo y dinero.
  • Resulta más seguro ante manipulaciones, estafas y fraudes. Tus documentos quedan encriptados en una base de datos confiable y segura frente a posibles hackers.
  • Al ser de carácter público, se evita que uno de los intermediarios o participantes modifique las condiciones de uso. Esto permite también guardar copias del contrato, por lo que es imposible que se pierdan o arruinen.
  • Son rápidos de elaborar y mucho menos costosos que los contratos convencionales.
  • Sirven para todo tipo de situaciones. Jerry Cuomo -vicepresidente de la tecnología Blockchain de IBM- asegura que los smart contracts pueden usarse en muchas áreas del día a día, desde servicios financieros hasta aspectos gubernamentales, por nombrar algunas.

 

Sin duda, los smart contracts serán una gran herramienta que desencadenará cambios importantes, ya que nos permitirán tener más control sobre los acuerdos que deseemos realizar, sin depender siempre de un profesional de la ley -o arriesgarnos a pactar un acuerdo con desconocidos-, pues el contrato no comienza a funcionar sino hasta que las dos partes hayan cumplido con sus respectivos términos o condiciones.