3 maneras en que la tecnología Blockchain ayuda en sistemas de pago.

3 maneras en que la tecnología Blockchain ayuda en sistemas de pago.

Mientras hace algunos años el concepto “BlockChain” solo era mencionado en contextos especializados, actualmente ha tomado gran protagonismo en muchos aspectos del cotidiano y, si bien en un comienzo estaba únicamente ligado al Bitcoin, hoy esta tecnología promete ampliar sus beneficios a distintos ámbitos del día a día, como los sistemas de pago. ¿De qué manera? A continuación, te lo contamos.

 

El Bitcoin -esa moneda digital que, en un momento, prometió revolucionar el mundo- no fue más que la antesala de una tecnología mucho más atractiva: el BlockChain. En ocasiones anteriores ya nos hemos referido a su origen y funcionamiento, destacando el elevado nivel de seguridad que implica llevar un registro público y colaborativo de los movimientos, como un gran libro contable que no puede ser alterado.

Sin embargo, esta tecnología va mucho más allá de la moneda digital. Por ejemplo, los smart contracts (contratos inteligentes) se soportan en el BlockChain, permitiendo acuerdos legales sin la participación de un tercero, supeditando la ejecución del mismo al cumplimiento de los requisitos de ambas partes. De igual forma, las transacciones podrían verse beneficiados por este sistema. ¿De qué manera?

 

1. Procesos más rápidos

Al eliminar la necesidad de un tercero (bancos y entidades financieras), los procesos involucrados en los distintos sistemas de pago podrían optimizarse sustancialmente. Con ello, la rapidez de los mismos sería el beneficio más evidente para los usuarios, pudiendo validar transacciones entre dos entes o personas naturales de manera confiable, pero mucho más rápida.

Para graficar mejor lo anterior, podemos recurrir al Visa B2B Connect, una plataforma que funciona en base a la tecnología subyacente del Bitcoin que permitirá realizar -como su nombre indica- transacciones internacionales entre empresas, casi en tiempo real. De esta manera, acuerdos entre compañías de distintas partes del mundo podrían cerrarse en cosa de segundos, optimizando los procesos bursátiles que, actualmente, se realizan con mediadores competentes.

 

2. Mayor seguridad

Puesto que la tecnología subyacente del Bitcoin funciona como una plataforma descentralizada, contar con sistemas de pago en base a ella podrían aumentar la seguridad en las transacciones. Esto, gracias a que un ataque informático efectivo tendría que afectar a todos y cada uno de los nodos que funcionan como almacenes de datos, siempre y cuando se pueda vulnerar el sistema de encriptado. En otras palabras, el BlockChain garantizaría la integridad de las transacciones -por ejemplo, en la compra de un inmueble-, haciendolas más rápidas y sin depender de intermediarios entre las partes.

 

3. Creación de un protocolo estándar

Todos los sistemas de pago, aunque funcionan de manera similar, trabajan en base a protocolos determinados. Esto, en cierta medida, se traduce en distintos lenguajes que operan tras las operaciones financieras. En este sentido, la tecnología BlockChain permitiría la creación de un protocolo estándar basado en la descentralización de la data.

Con ello, además de optimizar los procesos financieros, sería posible elevar los niveles de seguridad hacia un contexto en que los ataques y la vulnerabilidad de la información se reducen al mínimo. Esto, desde luego, conlleva un acuerdo global de los proveedores (PSPs) y, puesto que el password de un usuario se compone de una parte privada (prueba de que es el propietario) y una pública (para validar las transacciones), el protocolo de seguridad sería -por así decirlo- invulnerable.

Actualmente, la tecnología tras Ethereum no tiene desarrollos a gran escala como para soportar métodos de pago universales. Sin embargo, con los avances que hemos visto en lo referente al BlockChain, podríamos estar entrando a la nueva era financiera, una en la que los ataques a sistemas y/o cuentas no tendrían efecto alguno, y en donde las operaciones bursátiles se harían prácticamente en tiempo real.